lunes, 20 de octubre de 2014

Miller, ¿gaviota o cigüeña?

Jack Miller - CEV 2011 



¡Cuánto me gusta el norte! Disfruto mucho su clima, sus paisajes y su gente. Cuando subo a Galicia tengo la suerte de poder disfrutar de grandes amigos que me acogen en una preciosa casa en el monte. Cada vez que voy para allá, por cosas del destino, casi siempre pasa o ha pasado algo importante en mi vida, así que cuando llega el momento de "subir" siempre voy con las "orejas tiesas".

Durante el último viaje acompañaba a una amiga y vimos por la carretera una bandada de pájaros muy numerosa. ”¡Cuánta gaviota!" exclamó ella, a lo que respondí, "¡vaya, y cómo se parecen a las cigüeñas!...

Para cualquiera, identificar pájaros en condiciones poco favorables es complicado, yo me incluyo, pero a veces basta con ser un poco paciente, acercarte y esperar a estar más seguro de lo que estás viendo.

He visto varias veces la carrera de Moto3. No es un tema que se me venga hoy a la cabeza, llevo mucho tiempo dándole vueltas y la pregunta que me asalta es ¿de verdad Miller se va a MotoGP? No lo veo, lo siento pero no lo veo. Para fundamentar mi opinión utilizaré un ejemplo muy cercano en el tiempo y que todos conocemos, Marc Márquez. Recordando las carreras que hacía en 125cc, llegas a la conclusión de que había piloto, se veía, tenía algo, algo que le hizo Campeón del Mundo en 125, Subcampeón y Campeón del Mundo en Moto2 y ahora Bicampeón del Mundo en MotoGP.

¿Qué ha hecho Miller? Irregular como él solo, partiendo en las primeras carreras del campeonato con la ventaja que le daba una KTM superior a las Honda y que acaba de ganar en Australia tras estar a punto de liarla en varias ocasiones hasta hacer un 2x1 con Kent y Binder, siendo el primero el que en teoría iba a ayudarle... 

No sé qué habrá visto Honda en él, no sé qué habrá visto Red Bull en él, pero dar la oportunidad que le van a dar a un piloto en cuyo currículum hay... ningún campeonato... que, a mi entender, necesita cuajarse mucho aún y que me gustaría ver en Moto2... se me antoja demasiado generoso. ¿Cuántos pilotos merecerían una oportunidad así antes que él? Seguro que se os vienen a la cabeza cantidad de nombres.

¿Gaviota o cigüeña?... A pesar de no entender mucho de esto, esperaría a tenerlo más claro para decir si lo uno o lo otro. Pero claro, ni soy Honda ni tengo la pasta de Red Bull... no, no la tengo, ¡snif!...

Veremos...

martes, 24 de junio de 2014

martes, 18 de marzo de 2014

Manos


Sabes que te visito con frecuencia, mañana volveré a hacerlo. La paz que encuentro en ti no es comparable a ninguna otra; siempre fue así. Tu experiencia, tu vida… son tan curiosas como ejemplares y a mí, a todos nosotros, nos han marcado.

Son muchos momentos, muchas situaciones las que recuerdo contigo y debieron ser más pero así es la vida, ¿verdad? Sin parecer quererlo, pero con toda la intención del mundo, supiste enseñarnos esa forma tan peculiar de entender las cosas. No es que sea peculiar por sí misma, es la manera de ver y hacer de la mayoría la que hace que tu ejemplo, tu “metodología” sea tan singular como valorada por todos nosotros.

Tu lucha constante, tu tesón, honradez, perseverancia y sobre todo tu sinceridad, te convierten en una persona única. ¡Cuánto valoro tu sinceridad, padre! Sí, lo sé, al igual que tú percibo lo complicado que es en muchas ocasiones decir lo que uno piensa, lo que uno siente, pero de todos los caminos es el que he elegido, así que toca aprender de ti, de tu ejemplo y tenerlo siempre presente.

Siempre decidiste, siempre tuviste la voluntad de mejorar lo que era inmejorable, superarte, vivir y dejar vivir, un concepto demasiado “moderno” aún para la mayoría y para el que se necesita una fuerza de voluntad y una conciencia inquebrantable. Y en eso ando, padre, en intentar mejorarme, día a día; no hay mayor lucha y desafío que el explorarme, adentrarme en esa parte que todos tenemos y que nadie ve. Como le decía a una persona con la que he conversado mucho, “…es ese sitio que sabemos que existe pero que no sabemos bien dónde está…”

Tú te adentraste en él y supiste reconocerte, lo decía tu mirada cuando todos estábamos allí y parecías ausente. Estabas contigo, con tus pensamientos, con tu balanza, haciendo recuento y construyendo un “yo” que será irrepetible. Tus manos materializaban lo que tú eres, inquieto y a la vez paciente, curioso, ingenioso, habilidoso, tremendamente resolutivo… genial.

Siempre me llamaron la atención tus manos, la piel quebrada, resultado de no parar en tu empeño de hacer realidad aquello que pasaba por tu cabeza. Esas pequeñas manchitas que fueron aumentando con el paso de los años y las venas muy marcadas, encargándose de llenarlas de la fuerza que después imprimías a tu trabajo y el carácter con el que te expresabas, unas veces contundente y otras lleno de bondad.

Tu pulgar ayudaba a coger aquello que querías, agarrabas la vida como nadie hasta que lo insalvable también fue intangible, aunque tú y yo sabemos que ahora vives más que nunca.

El índice lo usabas para señalar el camino, con la firmeza que solo he visto en ti y sin dudar el sentido que tomabas… estoy en ello. Y lo mejor es que no lo empleabas para señalar a nadie, esa no era tu tarea, no era tu estilo, vivir no es eso y tú lo sabes.

Un gran corazón, no podía ser de otra forma, con el que completabas el círculo de aquellos a los que quieres, protegiéndolos, dando todo de ti, pero que no se cerraba a aquellos que te hicieron daño y a los que ya, hace mucho, perdonaste. En ocasiones me encuentro con ellos, pero esa es otra historia.

El anular solo pertenece a una persona. Ese no lo compartiste con nadie más. Sabes y quieres quererla como nadie pero en eso has visto que me llevas mucha ventaja, toda la del mundo y por mucho que me empeñe ya no tengo remedio. Ahí no podré ni tan siquiera acercarme a ti; he fallado.

El pequeñín lo reservabas para ti, no se me olvida que es el “dedo de pensar”. Cuando lo apoyabas en la frente todos sabíamos que la “locomotora” estaba en marcha y por difícil que fuese el problema sabías encontrar la solución.

Mis manos se empiezan a parecer a las tuyas. Van pasando años y eso nos ocurre a todos, me hago mayor. Cuando las miro te haces presente , todos los días, casi como si pudiera tocarte. Se parecen mucho, mucho a las tuyas, pero el resultado de lo que sale de ellas es muy diferente. Pongo mi empeño en que no solo se asemejen en apariencia, también en las cosas que consiguen y en la forma de hacerlas. Tú tienes manos de una gran persona, ejemplar marido, maravilloso padre y gran artista. Las mías… aún es pronto para saberlo, pero a la vez es tarde. Quizás deban hablarme dentro de un tiempo y contarme cómo han sido, como hago yo ahora contigo, porque no alcanzo aún a saberlo y dudo que lo consiga a tiempo.

Pero tengo el ejemplo, el estímulo y la mejor de las compañías para agarrar mi vida, señalar el camino, sentirme bien y que así se sientan conmigo y reflexionar los problemas como parte importante, necesaria y valiosa de la vida.

Tengo tus manos, ahora toca merecerlas.


Te echo de menos. Felicidades, padre.

martes, 17 de septiembre de 2013

MEGACEV - ¿Mega qué?...



Cuando hoy he recibido el mailing del CEV y he leído el contenido casi no me lo podía creer. Resumiendo, la estructura utilizada para realizar el CEV hasta el momento abre puertas para salir al extranjero, así que el campeonato "nacional" pasa a ser "internacional". En cierta forma ya lo era, pues nuestro campeonato tiene carácter "open", así que contábamos con pilotos de numerosísimos países.

Ahora, nuestro campeonato está al abrigo de la FIM y no dudo que Dorna permanecerá como empresa que lo gestione, con la diferencia de estar tutelado por la Federación Internacional en vez de la Real Federación Española de Motociclismo, RFEM.

Si lo pensáis bien, todo es un poco lío, pues vamos a tener un campeonato nacional internacional (el actual CEV), un Campeonato Europeo que se celebra a una sola prueba en Albacete y una Copa de España que visita varios circuitos de la península pero cuyas categorías no son iguales a las que después participan en el Mundial de Velocidad.

Desde el punto de vista de promoción, la Copa de España me parece una buena fórmula de toma de contacto con la competición, pues hacer el CEV no es barato y paseando por el paddock ves claras diferencias entre equipos como Stratos o Team Calvo (antiguo Laglisse) y otros mucho más modestos. El CEV ha funcionado de maravilla y dando una vuelta de tuerca, haciendo salir a los equipos fuera de la península, hará que mucho de ellos no tengan la posibilidad de participar en él, quedando la opción de la Copa de España, pero con una menor difusión y, por tanto, más dificultades para conseguir patrocinio.

Equipos como Griful, H43 Team Nobby Talasur Blumaq, Palmeto, MIR Racing y otros muchos, que dan mucho color al nacional, ¿podrán salir fuera?Pienso en proyectos interesantísimos como el de Ariantech, con su exitosa Ariane2, ¿quedará parado por no poder asumir los desplazamientos que ha de hacer el equipo que las hace correr?, ¿o es que lo que se busca es que estructuras de otros países participen en el "nacional"? Porque, en ese caso, ¿no sería más lógico dejar nuestro CEV como está y apostar por un Europeo como Dios manda? ¿Y qué pasa con Stock Extreme? Pensad, por ejemplo, en el esfuerzo que está haciendo el actual líder, Xavi Forés (con un par!) que se ha embarcado en asumir con su equipo Ducati Twelve y siempre que su bolsillo se lo permita, lo que resta de campeonato y le está costando muchos sudores y quebraderos de cabeza.

En lo personal, me da mucha pena que suceda esto. Nuestro nacional funciona, tal y como está y si se quiere hacer algo de más envergadura no creo que la solución sea cambiar un campeonato que va de maravilla. Un Europeo bien organizado sería bienvenido, pero dejemos respirar al motociclismo nacional en nuestro campeonato, nuestro CEV 

lunes, 16 de septiembre de 2013